¿Qué hacer con nuestras inversiones? ¿Debemos vender todo?

JP Morgan acaba de publicar su reporte trimestral donde destaca los principales temas y preocupaciones para los inversionistas y sus clientes. En el artículo de hoy les contaré lo que JP Morgan le está alertando a sus clientes y les contaré cuál es la oportunidad de inversión que tenemos.


Uno de los indicadores de mercado más usado para saber si está caro o barato es el Price to Earnings ratio (PE). En el gráfico vemos que el PE medio del S&P 500 en la historia ha sido 16.8 y el PE hoy es de 18, lo que nos podría decir que el mercado está un poco más caro que el promedio de la historia. Si buscamos los puntos máximos de PE, vemos que en marzo del 2000 estaba alrededor de 25 veces y en marzo del 2020 cuando vino la pandemia estaba en 19 veces. A inicios del 2021 estaba nuevamente llegando a máximos históricos y llego a estar por arriba de 22. Con la corrección que ha habido en estos últimos meses, el PE del S&P 500 ya bajo a 18.15 y está acercándose a su media histórica de 16.8.

Lo que llama la atención es que cuando vemos el PE solo de las principales 10 empresas del S&P 500 está en 26.6, esto es 8 puntos más que el PE de 18 veces de las 500 empresas que veíamos en el gráfico anterior. Es cierto que el mercado le exige un múltiplo mayor a las empresas más grandes por la calidad de los negocios. Pero tener una diferencia tan grande y por mucho tiempo, puede terminar asustando a los inversionistas porque le van a exigir cada vez mejores resultados a estas grandes empresas. Y cuando no cumplan con la expectativa en algún trimestre, van a caer fuerte. Esto por ejemplo acaba de pasar con Facebook, Netflix y Amazon, que sus acciones se han movido bastante en los últimos días y meses.

En este gráfico estamos viendo los earnings o ganancias históricas del S&P 500. En las barras verdes vemos los periodos de recesión, que es donde la bolsa ha caído porque las empresas dejan de crecer o hay algún problema en la economía. Pero cuando vemos el consenso de analistas para los próximos años, se espera que las empresas que componen el S&P 500 sigan creciendo.

Este consenso y las ganancia de las empresas se van a dar siempre y cuando la economía lo permita, es decir que haya un fuerte consumo y un correcto balance entre la oferta y la demanda. Veamos algunos datos sobre cómo está la economía. Lo primero que debemos ver es cómo está el GDP, que es el producto interno bruto y vemos que a pesar de que la bolsa esté cayendo, este sigue creciendo y creando valor para la economía. Esto pasa principalmente por dos razones.

La primera es porque hay un fuerte mercado laboral que sigue creando puestos de trabajo. En marzo del 2020 con la pandemia, se llego a récords de desempleo de los últimos años, pero ahora, estamos en un máximo de empleo, lo que nos dice que en Estados Unidos hay trabajo. En este gráfico se combina el % de solicitudes de desempleo y el aumento en el salario promedio contra el año pasado. La línea azul nos re-confirma que no solo hay empleo, sino que los salarios están subiendo más de 4% en promedio.

La segunda razón es porque la economía ya se ha recuperado por completo después del Covid 19. Incluso las industrias que estuvieron más golpeadas están apunto de llegar a los números per pandemia. Por ejemplo, la línea azul muestra el tráfico aéreo, que llego en el pero momento a estar -96% y hoy está en solo -9%. Los restaurantes ya están solo -3%. Es cuestión de unos meses para que esta industria del turismo que estuvo tan golpeada, se recupere al 100%.

Otro punto importante a considerar es cómo están las finanzas de las personas. Aquí estamos viendo que los activos de las personas superan fuertemente a los pasivos, que principalmente es deuda de vivienda. Aunque esta data puede ser un poco engañosa por la distribución de la riqueza en unas pocas manos. Por eso en el gráfico de la derecha tenemos la relación entre la deuda y los ingresos familiares, y vemos que está en niveles mínimos, lo que dice que la familia promedio no está sobre endeudada como sí pasó en el 2008 cuando explotó la burbuja inmobiliaria.

Pero como todo, esta es solo una cara de la moneda. También tenemos que ver otras 3 variables que hoy le preocupan mucho a los inversionistas y son estas 3 variables las que están haciendo que las bolsas caigan. La primera es la inflación que está en máximos históricos desde hace 40 años. La inflación en marzo fue de 8.6% y la verdad es que si no se hace algo para frenarla, puede llevarnos a una estanflación, donde los sueldos no suban al igual que los precios y por consecuencia la economía deje de crecer por completo.

La segunda variable a considerar son las tasas de interés. Lo que le preocupa hoy a los inversionistas, es que si la Fed la sube muy rápido las tasas, podría causar que se desacelere el crecimiento de la economía y entremos en una desaceleración económica. Lo que pasaría es que las empresas que antes accedían a dinero barato, hoy tendrían que pagar tasas de interés mucho más altas para seguir creciendo e invirtiendo en los negocios.

Y la tercera variable, son las fuerte presiones que hay en la logística mundial, donde vemos que la cadena de suministro está muy complicada por los cuellos de botella que hay en los puertos y que termina impactando a las empresas y la economía porque ahora estas tienen que invertir más para que sus productos lleguen a tiempo.

Y ahora seguro se preguntan qué va a pasar con la economía. Antes de contarles lo que yo estoy viendo para la economía y lo que estoy haciendo, veamos los rendimientos anuales del S&P 500. En este gráfico vemos en las líneas grises el rendimiento anual de enero a diciembre de cada año para el S&P 500. Y en la parte de abajo, en color rojo, vemos las caídas más fuertes que ha tenido el S&P 500 en esos mismos años.

Lo que pasa es que en promedio, 1 vez al año, la bolsa corrige 10%, pero esto no dura para siempre y es una oportunidad para comprar. Por ejemplo, puede pasar que del 2Q al 3Q de un año determinado, la bolsa caiga 10% por una noticia o algún mal reporte, pero para el final del año, la bolsa termina recuperando y ganando porque los problemas y el invierno no duran para siempre.


La historia nos dice que cuando la bolsa cae 10% debemos tener paciencia, aprovechar para comprar algo y esperar a que recupere. Y hoy estamos en esta situación. Por ejemplo, hoy la bolsa en su peor momento del año ha llegado a caer -13% y al momento de grabar este video está cayendo 12% en el año, 1 punto menos que el máximo. Puede que para diciembre de 2022 termine siendo positivo. O negativo también.


Muchas veces escuchamos que un portafolio diversificado debe tener bonos, o también escuchamos del famoso 80/20 o 60/40, 80% acciones y 20% bonos. Pero, ¿realmente los bonos son buenos? Veamos data y analicemos. En este cuadro vemos los bonos del gobierno de Estados Unidos, los que en teoría son los más seguros del mundo. El yield vendría a ser el interés que te pagan y el return es la variación en el precio del bono. En este caso, vemos que todos los bonos del gobierno pagan un interés positivo, pero cuando sumamos la caída del precio que ha tenido el bono, por más de que tengo aun interés positivo, termino perdiendo, porque el bono ha perdido su valor en precio.

Lo mismo pasa para los bonos de otros gobiernos y países del mundo. El interés es positivo, pero cuando le quitamos el retorno, terminamos perdiendo. Para mí, un gráfico siempre dice más que mil palabras. En este gráfico vemos 3 escenarios, el primero, de color verde, es un portafolio 100% de acciones, el segundo, de color azul, un portafolio 100% de bonos, y el tercero en color gris, un portafolio 50% acciones y 50% bonos. Vemos que en todos los escenarios, el portafolio de 100% acciones les ha ganado a los otros dos, tanto en 1 año, 5, 10 como en 20 años. En 20 años de historia, las acciones han tenido un rendimiento de 11.5% anual, el portafolio 50/50 un rendimiento de 9% anual y el portafolio de solo bonos un rendimiento de 5.8% anual.

Ahora que hemos visto que la mejor opción es invertir en acciones, veamos cómo lo han hecho las acciones de Estados Unidos vs las acciones del resto del mundo. En este cuadro estamos viendo que las acciones de Estados Unidos medidas por el S&P 500 cuando caen, caen menos. Por ejemplo, en lo que va del año, las acciones de Estados Unidos han caído 12%, mientras que el índice de las acciones de todo el mundo 12.3%, el índice que rastrea a las acciones del mundo excluyendo a Estados Unidos y Canada un 12.5%, Europa 16.4% y el índice de mercados emergentes que incluye a China y Latinoamércia ha caído un 14.3%. También vemos que en los últimos 15 años de historia que nos muestra el cuadro, el S&P 500 sigue siendo el líder indiscutible con más de 10% promedio anual vs el resto de mercados del mundo que han rendido menos de 5% promedio anual. Igual, tener algo de exposición al mercado internacional nunca está de más y puede ayudar a tener un mejor portafolio de inversión.

Hoy, el mercado está pasando por una etapa de bastante volatilidad, la inflación, la subida de tasas de la Fed, la cadena de suministros y la presión entre Rusia y Ucrania. En situaciones como estas, lo mejor es cuidar nuestro efectivo. Pero hay que quedarnos tranquilos, porque como hemos visto, los ciclos de mercado y las caídas temporales son normales. El mercado puede seguir cayendo porque hay volatilidad. Si no tienes acciones o quieres ampliar tus posiciones, lo mejor que puedes hacer es compras escalonadas ahora que todo está con 10% de descuento. Tener paciencia es clave, porque como la historia nos ha enseñado, la economía y el mundo siempre se recupera y el largo plazo paga bien a los que tienen paciencia.


Invertir en acciones de Estados Unidos y en el S&P 500 es la mejor opción. Los fundamentales de crecimiento, empleo y economía de Estados Unidos están bien. Pero no olvidemos que el inversor inteligente sabe que no puede gastar todo su efectivo de una, hay que cuidarlo y comprar cuando de verdad hayan ofertas.


Si quieres profundizar un poco más sobre el tema, te dejo mi video en YouTube.

Saludos,

Antonio Rubio.

antonio@inviertefacil.pe



*Disclaimer: El contenido y material presentado en este artículo es solo para fines educativos e ilustrativos únicamente. El contenido no debe ser considerado como recomendación de compra o venta de algún instrumento financiero. Los instrumentos financieros que se negocian en los mercados financieros tienen riesgos que cada persona debe evaluar antes de invertir su dinero.

23 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo